La dieta enriquecida con aceite de oliva de Montoro-Adamuz endentece la señal de hambre en el tiempo y se aumenta la sensibilidad a insulina

La Doctora Dña. Francisca Rodríguez Pacheco, junto a otros destacados investigadores del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Carlos Haya de Málaga han presentado en El Congreso SEEN 54 el estudio “Papel de la grasa de la dieta en el metabolismo de Ghrelin” en el que el Grupo Hojiblanca ha prestado su colaboración aportando los aceites para su realización. El aceite de Oliva Virgen Extra proporcionado por el Grupo Hojiblanca para este estudio  fue el de la DOP Montoro-Adamu.

El estudio demuestra que la dieta enriquecida con aceite de oliva de Montoro-Adamuz endentece la señal de hambre en el tiempo y se aumenta la sensibilidad a insulina

MATERIAL Y MÉTODOS

Este estudio se ha realizado en 10 pacientes normopeso los cuales han tomado 3 desayunos distintos durante 3 semanas seguidas, uno a la semana. El desayuno constaba de 50 gr. de pan + 25 cl de aceite, de tres tipos diferentes: aceite de oliva virgen extra, aceite de oliva refinado y aceite de girasol. Se recogieron muestras de sangre antes de la ingesta (tiempo=o min) y a los 15, 30, 60, 90,120, 150 y 180 minutos de la toma del alimento.

RESULTADOS

La inhibición de la secreción de ghrelin tras la comida es diferente en función del tipo de ácido graso de la dieta y esta inhibición es simultánea a la estimulación de péptidos anorexigénicos como el GLP-1. A los 15 minutos de la ingesta de alimento hay una caía de los niveles de de ghrelin que se mantiene en valores similares para los tres tipos de grasas ingeridas. Sin embargo, el desayuno con aceite de oliva virgen extra mantiene los niveles de ghrelin más bajos que ninguno de los otras dos grasas a los 180 min de la toma. Los mayores niveles de GLP-1 se consiguen a los 15 min de empezada la ingesta llegando a alcanzar el punto más alto cuando el paciente ingiere aceite de oliva virgen extra.

CONCLUSIONES

Una dieta enriquecida con aceite de oliva, incrementa la inhibición de la secreción de ghrelin y aumenta la secreción de GLP1. Con lo cual se endentece la señal de hambre en el tiempo y se aumenta la sensibilidad a insulina.