Repercusión mundial de los Beneficios del Aceite de Oliva Virgen Extra y sus polifenoles sobre la salud

Una dieta rica en aceite de oliva virgen extra reduce un 30% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Ha pasado casi desapercibido en los medios de comunicación españoles. La que quizá ha sido la mayor contribución de nuestro país a la salud mundial ha ocupado muy poco espacio en la prensa nacional. Pocos medios se han hecho eco de un estudio publicado anticipadamente este pasado lunes en la web de la revista “The New England Journal of Medicine” en el que se certificaba la trascendencia de los suplementos de aceite de oliva y los frutos secos -junto con una dieta típicamente mediterránea– en la prevención de problemas cardiovasculares severos en personas con factores de riesgo de enfermedad aterosclerótica.

Se ha publicado los resultados del estudio PREDIMED en la revista “The New England Journal of Medicine”, reconocida entre los profesionales como la mejor revista de medicina del mundo, la que quizá ha sido la mayor contribución de nuestro país a la salud mundial.

El trabajo demuestra que el consumo continuado del aceite de oliva virgen extra mantiene en el organismo niveles óptimos de sustancias antioxidantes (que evitan el envejecimiento de los tejidos internos manteniendo más sano el sistema circulatorio y rebajando la posibilidad de microlesiones que pueden acabar en cáncer en cualquier órgano)  y favoreciendo la presencia de colesterol “bueno” en detrimento del “malo”, de modo que venas y arterias no se atascan (lo que provoca alta presión sanguínea y posibilidad de trombos  en accidentes cardiovasculares e infartos). En definitiva,  no dice que baje el colesterol, demuestra que tiene menos infartos, menos congestiones y que te mueres menos.

Demostrar estos resultados es muy difícil, de hecho el mejor periódico del mundo, el New York Times (NYT) ha percibido la importancia del trabajo de los especialistas españoles, dirigida por el doctor Ramón Estruch, del Hospital Clínico de Barcelona.  El trabajo es, según el NYT, gigantesco y en él se demuestra que el aceite de oliva extra virgen disminuye en un 30% el riesgo de sufrir problemas arteriales importantes, un porcentaje igual, si no mayor, al que han conseguido buena parte de la medicación que se ha usado hasta ahora en la prevención primaria.

Seguro que en medicina se hablará de un antes y un después del Predimed (como se ha bautizado al trabajo). Porque si bien se ha venido analizando desde hace mucho tiempo la asociación que existe entre dieta mediterránea, incluida en ella el aceite de oliva, con la salud, jamás hasta ahora se había probado tajantemente con un extenso estudio controlado las bondades de estos alimentos.

Por otra parte, pocos trabajos de investigación se paran antes de lo pensado porque se ve -con los datos que van apareciendo- que no se puede mantener éticamente a las personas asignadas al grupo control sin los beneficios que proporciona la sustancia en estudio. El Predimed hubo que suspenderlo antes de tiempo precisamente por eso.